viernes, 14 de abril de 2017

MITOS DEL PASADO


Varios dioses anteriores a Jesús de Nazaret como Horus, Attis, Krishna, Mitra y Dionisio tienen una cantidad de coincidencias biográficas con el primero que, como han señalado cantidad de investigadores en los últimos doscientos años, sugerirían que los evangelios estarían inspirados en los relatos de dichos dioses preexistentes.

Charles François Dupuis (1742-1809) y el Conde de Volney (1757-1820) fueron los primeros autores modernos en presentar, alrededor del siglo XVIII una analogía entre Jesús de Nazaret y otras deidades solares anteriores. Este análisis comparativo ha sido abordado también por pensadores como David Friedrich Strauss (1808-1874), Bruno Bauer(1809-1882), Jean Meslier (1664-1769), Paul Henri barón de Holbach (1723-1789), Voltaire (1694-1778) y Hermann Samuel Reimarus (1694-1768), entre otros. A partir de los estudios de los mencionados autores surge la expresión "mito de Jesús" en referencia a la teoría según la cual Jesús de Nazaret no sería un personaje histórico se trataría en realidad de un mito, no siendo el resultado de una revelación divina sino el producto de un sincretismo religioso.

A principios del siglo XX, Arthur Drews (1865-1935), William Benjamin Smith (1850-1934) y John Mackinnon Robertson (1856-1933) se convirtieron en los proponentes más reconocidos de la teoría del "mito de Jesús" y en épocas más recientes, investigadores como George Albert Wells (1926) y Alvar Ellegard (1919-2008) publicaron numerosos argumentos a favor de ella.


Algunos paralelismos



En el libro "Jesús según los apócrifos: La crónica secreta de la vida de Jesús" de Beatriz Ontaneda Portal y Rose Marie Paz Wells, las autoras resumen los paralelismos entre la figura de Jesús y las otras deidades:

- Santa Trinidad: El culto a deidades en triadas era común antes de que Jesús naciera (Osiris, Isis, Horus; o la trilogía hindú Brahma, Vishnú, Shiva).

- Nacimiento un 25 de diciembre: Semejante a la supuesta fecha en que nacieron distintas deidades de tiempos y culturas diferentes (Mitra, Attis, Buda, Krishna, Horus, Dioniso, etc.).

- Su padre es Dios y su madre una virgen mortal: Igual que Mitra, Hermes (su progenitora se llamaba Maia), Krishna, Baco, Attis, Buda, Horus, Zoroastro.

- Su nacimiento fue anunciado por una estrella y esperado por pastores y magos de la misma forma que con Krishna, Osiris y Buda.

- Enseñó en el templo a los doce años igual que Buda y Horus.

- Tenía doce discípulos los cuales instruia, así como Mitra, Horus y Krishna.

- Curó enfermos, hizo milagros y expulsó demonios (acciones semejantes con Mitra, Buda, Horus y Krishna).

- Enseñaba mediante parábolas (igual que Krishna, Buda, Mahavira, entre otros).

- Tras su muerte desciende a los infiernos, al tercer día resucita y asciende al cielo en su gloria (igual que Attis, Mitra, Adonis, Osiris, Atunis, Tammuz, Baldur, Wotan, Hércules, Orfeo, Esculapio, Buda, Dioniso, Horus y Krishna).

En su libro "The Hero with a Thousand Faces/El Héroe de las mil caras" de 1949, Joseph Campbell postuló la teoría de que solo había un único mito tras las historias de Krishna, Buda, Apolonio de Tiana, Jesús y otros héroes. Posteriormente, en "The Masks of God: Occidental Mythology/Las máscaras de Dios: Mitología occidental" Campbell afirma que está claro que, sea exacta o no en los detalles biográficos, la conmovedora leyenda del Cristo crucificado y revivido estaba ideada para añadir nueva calidez, inmediatez y humanidad a los viejos relatos sobre los adorados Tammuz, Adonis y Osiris.

Recientemente, el documental Zeitgeist con bajo un tono ácido y de teoría conspirativa, también aborda el tema del "mito de Jesús". En resumen, luego de hacer el análisis comparativo de los mitos de dioses paganos, el documental plantea que la Iglesia como institución vinculada al poder desde el Imperio romano, ha usado la figura de Cristo como justificación para reprimir y manipular las sociedades.


Otras referencias



Ciertas cuestiones en todos estos casos como fechas, símbolos, personajes y otros detalles que parecerían anecdóticos adquieren un nuevo significado al analizarlos desde el punto de vista astronómico. Nessa Goodman en su investigación "¿Qué celebramos el 25 de diciembre?" expone perspectivas astronómicas:

La Virgen María representa la constelación de Virgo. Durante el solsticio de invierno, la constelación de Virgo se eleva sobre el horizonte dando la sensación de que es el sol, Jesús nace de este signo zodiacal. Virgo además significa "virgen" en latín y en el zodiaco es representado por la letra "M". De ahí el nombre de María y otras madres vírgenes como la madre de Horus (Meri) o la de Buda (Maya). Virgo también es llamado astrológicamente "La casa de pan" haciendo referencia a su iconografía, una mujer portando una espiga de trigo; y a su momento del año, agosto y septiembre, el periodo de cosecha. La traducción del latín de la ciudad donde nació Jesús (Belén) es "Beth Lehem", literalmente "La casa de pan". Así Belén no se referiría a un emplazamiento en la tierra, sino en el cielo, en la constelación de Virgo.

La fecha del nacimiento de Jesús simboliza el resurgir del sol, el principio de una nueva estación. Si nos ubicamos en el hemisferio norte da la sensación de que a partir del solsticio de verano el sol empieza a moverse hacia el sur, los días se hacen más cortos y la luz mengua. El 22 de diciembre, el sol llega al punto más bajo en el cielo y deja de moverse hacia el sur, es el solsticio de invierno. Durante tres días (22, 23 y 24) el sol parece que se detiene en la Constelación de Sur o de la Cruz, para empezar a moverse un grado hacia el norte el día 25. Este acontecimiento astronómico explica porque Jesús de Nazaret, entre otros dioses mitológicos fue crucificado ya que el sol muere en la Constelación de la Cruz; estuvo muerto tres días (el sol se mantiene "quieto" tres días) y "nace o resucita" para subir a los cielos, el sol se eleva proporcionando días más largos, luz y calor. Sin embargo, la resurrección de Jesús o del sol, no se celebra hasta la Pascua o Semana Santa en el equinoccio de primavera. Este es el momento del año en el que el sol llega a la mitad del hemisferio y la duración de los días supera al de las noches. Es la primavera, el resurgir, la elevación del sol en el cielo.

Otra de las referencias que son tomadas como metáforas son las menciones a la era. Esto se explica a través del fenómeno astronómico llamado "Precesión de los Equinoccios" las antiguas culturas como la egipcia, notaron que cada 2.150 años el nacimiento del sol en el equinoccio de primavera ocurre en diferentes signos zodiacales. Esto es debido a un cambio gradual y lento en el ángulo del eje de la rotación de la tierra que recorre una circunferencia completa cada 25.776 años. De esta manera, cada 2.150 años el sol se proyecta en diferentes signos zodiacales, lo que se considera una era: 4.300 – 2.150 A.C. Era de Tauro, 2.105 A.C.- 1 D.C. Era de Aries, 1- 2.150 D.C. Era de Piscis, 2.150 – 4.300 D.C. Era de Acuario.

El nacimiento de Jesús coincide con el comienzo de la era de Piscis, en la que nos encontramos. Con esto se explica las numerosas referencias a los peces que se encuentran en la tradición cristiana, entre algunas se puede mencionar: "No tenemos aquí más que 5 onzas de pan y 2 peces” Mateo, 15:17 (los primeros cristianos usaban la palabra griega "icthys" que significa pez, como nombre de Jesús y representaban su fe con el símbolo místico pitagórico de la "vesica piscis" signo del pez) conformado por dos círculos que se intersectan, con el que se indicaba el reinado del sol durante la era de piscis (tanto la mitra de los obispos como la tiara de los papas tienen la forma de una cabeza de pez).

Más allá, se dice que cuando los discípulos preguntaron a Jesús de Nazaret que debían hacer cuando él no estuviera, Jesús respondió: "Al entrar en la ciudad, os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle a la casa" Lucas, 20:10. El hombre con el cántaro de agua coincide con la iconografía del signo de acuario, por lo que esta cita es vista como una clara alusión del comienzo de una nueva era tras la ida de Jesús o el fin de la era de piscis.

No se descarta que algunos de los datos biográficos de las deidades puedan ser ligeramente erróneos o imprecisos y las similitudes esgrimidas por los diversos investigadores puedan estar sesgadas o hasta forzadas en algún sentido pero no deja de resultar llamativo encontrar tantas similitudes en la vida de estas figuras, personajes centrales en algunas de las religiones más importantes y antiguas a lo largo de la historia.



Fuente: UnSurcoenlaSombra.com