domingo, 2 de abril de 2017

ES INIMAGINABLE " Los Anunnaki: El Verdadero Origen de la Humanidad




Debido a sus características superiores, los Anunnaki pronto se rebelaron contra sus supervisores y exigieron crear un ser inferior con el fin de hacer este “pequeño” trabajo en su lugar. Sus líderes consultaron y finalmente se llegó a la conclusión que un ser menor era necesario para este tipo de trabajo de explotación, y así crearon una nueva raza combinando sus genes con los de los primates más evolucionados que vivían en la Tierra en ese punto en el tiempo, que eran probablemente los Australopitechus. Al principio, Enki y Ninmah (dos de los líderes) diseñaron seres con formidable fuerza y tamaño que trabajaron para los Anunnaki en la Tierra, ayudaron a extraer el oro.





Tan perfecto como esto suena, su creación tenía un flujo importante – no podían reproducirse, y así los llamados “dioses” tenían que continuamente crear más de ellos para mantener el proceso de minería funcionando en la capacidad deseada. Según pasaba el tiempo, Enki y Ninmah desarrollaron varios seres hasta que lograron llegar a la meta deseada. Después de toda su lucha, lograron lo buscado, que los nuevos seres se pudieran reproducir entre ellos, así que la primera raza humana apareció bajo la forma del Homo Erectus.





Cada vez que Nibiru se alejaba de la Tierra, una parte de los “dioses” volvía a su planeta natal hasta que terminara el ciclo de 3.600 años; a este período de tiempo los sumerios lo llaman un Sar. Mientras tanto, los Anunnaki permanecieron en la Tierra para cuidar de las minas de oro y los esclavos, precisamente como fue ordenado por sus “dioses”. Debido a que los nuevos seres creados poseían muchas características humanas,, al igual que sus creadores (fueron creados a su imagen), finalmente comenzaron a luchar por los deseos terrenales.