jueves, 18 de julio de 2013

GAS RADON


Galicia, la zona de España más expuesta al gas radón

Galicia, la zona de España más expuesta al gas radón

En las zonas rosas, el 10% de los edificios tienen concentraciones de radón superiores a 300 Bqm3. Las grises están pendientes de clasificación
Investigadores de la UNED y del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) han diseñado el primer mapa que delimita las regiones con más riesgo de exposición al gas radón en la península. Los niveles altos de este gas radiactivo natural implican un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón. Los métodos estadísticos empleados señalan que las zonas con más peligro se hallan en la parte occidental, especialmente en Galicia.
El gas radón supone la mayor fuente de radiactividad natural. La Organización Mundial de la Salud clasifica la exposición a este gas como la segunda causa más importante de cáncer de pulmón en determinados países. Se forma por la desintegración del radio y del uranio del suelo, sube hasta la superficie y penetra en las viviendas. Como no huele, no se puede detectar salvo mediante una medición.
En España no se había realizado un estudio en todo el territorio, como explica Alfonso García-Pérez, investigador del departamento de Estadística, Investigación Operativa y Cálculo Numérico de la UNED, uno de los autores de la investigación.
El método estadístico sirve para evaluar las zonas de riesgo al radón. El CSN recomienda que en los domicilios no haya concentraciones medias anuales de 300 Bq/m3 (becquerelios por metro cúbico de aire), valor que aparecerá en la futura Directiva Europea sobre Protección Radiológica, aunque la recomendación actual es de 400 Bq/m3. En Estados Unidos, no obstante, el límite está en 148 Bq/m3.
El estudio, publicado en la revista “Journal of Radiological Protection”, muestra que en casi toda Galicia, el oeste de Asturias, la parte más occidental de Castilla y León, Extremadura y zonas noroccidentales de Andalucía, un porcentaje significativo de los edificios presenta niveles superiores a 300 Bq/m3. Marta García-Talavera, técnica del CSN, es la autora principal del trabajo.
Las concentraciones más elevadas del gas se dan en los sótanos y en las plantas bajas y se reducen a la mitad a partir de la segunda planta. Aparte de las zonas mencionadas, la sierra de la Comunidad de Madrid y algunos enclaves de Cataluña y de Pirineos también son áreas con niveles superiores de radón. Estos terrenos presentan una alta concentración de elementos radiactivos de la cadena del uranio y una mayor generación de radón.
El proceso estadístico empleado ha sido el test de hipótesis a partir de mediciones reales del gas en viviendas, procedentes de una base de datos con 11.000 mediciones. Además, se utilizó el mapa de radiación gamma natural de España, elaborado por el CSN, y los mapas relativos a rocas y minerales del Instituto Geológico y Minero de España.
García-Pérez sostiene que la investigación puede servir de base para el desarrollo de regulación y normativa nueva. Entre las posibilidades para minimizar las concentraciones de radón señala que “las viviendas han de construirse con material que aísle el terreno y los cimientos”. Otras medidas más “caseras” para paliar los efectos de este tipo de radiactividad consisten en ventilar las casas con frecuencia y evitar la interacción de este gas con los efectos del tabaco.

FUENTES: ABC de la Ciencia